La mayoría de las enfermedades crónicas si se pueden revertir

Hoy las enfermedades crónicas como las cardiopatías, la diabetes mellitus, la obesidad, el cáncer, las malformaciones genéticas, las enfermedades neurológicas, las demencias, la osteoporosis, entre otras, están relacionadas al hábito inadecuado de comer alimentos con alto contenido de grasas, energía y la baja ingesta de frutas y vegetales.

La alimentación saludable y consciente, acompañada del ejercicio físico y un buen descanso, ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes y la obesidad, sin embargo es la habilidad de elegir de manera inteligente aquellos alimentos que ingerimos la que nos permite adquirir nutrientes que contribuyen a mantener un peso saludable y fortalecer el sistema inmune.

Finalmente, el hábito alimentario va de la mano con otros hábitos que favorecen o no la presencia de enfermedades; el mejor de los hábitos consiste en ser prudentes con los alimentos que se consumen, sus cantidades y combinaciones; ningún alimento es completamente malo o bueno, todos en su justa medida son importantes para la formación, crecimiento, desarrollo y mantenimiento del ser humano y deben variar de acuerdo a cada etapa de la vida, puesto que en cada una, las necesidades son diferentes.

Visita la mesa de Bien plantado en www.myhealthfair.com y entérate de los programas de educación nutricional.